Cerca
  • Voce.com.ar

TOTO CUTUGNO, EL RUISEÑOR DE ITALIA

Un día del mes de julio, del 43, en la difícil Europa de entonces, nacía en La Toscana, en un pequeño pueblo llamado Fosdinovo, un niño de cabello ensortijado, llamado Salvatore… que posteriormente toda Italia y el mundo, conocería como TOTO CUTUGNO.

Su padre, talentoso trompetista, fue quien “contagió” al niño Salvatore, la pasión por la música.

De muy temprano, este pequeño inquieto y muy apasionado por la música, comenzó a practicar la ejecución de numerosos instrumentos, a explorar sonidos, ritmos, armonías y melodías.

Ese chico amante de la música, a los 7 años se convirtió en baterista de la banda de su propio padre, a la par de iniciar su aprendizaje en la guitarra y el acordeón, en la trompeta, el piano y el saxofón.

Su condición innata para la música ayudó para que todo le resulte muy sencillo al joven Salvatore, siendo una base sólida para lo que luego sería su gran y exitosa carrera musical.

Ya siendo un adolescente, en La Liguria, en una ciudad de la Riviera, llamada La Spezia, lo tuvo como residente, allí a orillas del mar Ligure, sitio al que su padre fue trasladado, y donde pudo continuar su pasión por la música probando suerte en una competencia regional ejecutando el acordeón, en la que logró un puesto en podio que le sirvió como un estímulo importante para la proyección de su carrera.

Salvatore continuó entonces con su pasión musical, tocando instrumentos de percusión en numerosos grupos musicales de entonces, sobre todo de jazz.

Así sigue en los escenarios, en diferentes grupos, girando por Europa, al principio ejecutando canciones de otros autores, pero luego ya incorporando las propias, alimentadas e incentivadas por todo el bagaje musical que TOTO fue adquiriendo en sus distintas experiencias musicales.



Su faceta compositiva, que fue incrementándose e haciéndose más prolífica, lo llevo a los primeros relieves de la canción italiana, llegando a ser interpretado por grandes cantantes, logrando llegar a los primeros planos del festival de San Remo.

Hasta llegar a ser ganador de dicho festival, en el año 80 con la canción “Solo Noi”

Ese éxito, lo posiciona en un sitial de indiscutido prestigio que lo catapulta al mundo, ya no solo en Italia y Europa, sino a otros continentes.

Su talento como compositor le abrió el camino con enormes cantantes e intérpretes del mundo que lo eligieron a la hora de escoger sus repertorios, permitiéndole además, estar presentes y ser ganador en varios San Remo, siendo un permanente protagonista por años, de este evento tan prestigioso para la canción italiana,

La vida artística de TOTO CUTUGNO fue un éxito ininterrumpido, inclusive en países impensados como Rusia, donde logró un notable reconocimiento.

Luego de una complicada enfermedad, que pudo ser superada por El y los eficaces tratamientos médicos, siguió adelante con su carrera, siempre cerca de su público y de su gente.

Donde vaya, donde esté, TOTO CUTUGNO, reúne enorme cantidad de personas, salas llenas, admiradores, ese público que lo mima, lo acompaña, que canta junto a él, esas canciones plenas de belleza, encanto y sensualidad.

TOTO CUTUGNO, palabras y melodías que resuenan en los corazones del público, en toda Italia, en todo el mundo.



https://youtu.be/Jx_VYLoJjlA









©2019 by Santandrea Arte&Publicidad