Cerca
  • VoceallaRadio

LA MÚSICA, COMO PARTE DE NUESTRA ESENCIA



Durante nuestros primeros años de vida, los sonidos y las imágenes que nuestros sentidos perciben quedan grabado a fuego en nuestra identidad. Mi pasión por la música nació en aquellos años, casi sin darme cuenta. Me crié en un ambiente familiar, donde la música formaba parte de nuestros días. Mis padres siempre amaron la música, esa música atemporal, la de todas las épocas, la de todas las procedencias y estilos, y en ese contexto fui creciendo.


Soy de ascendencia española, por parte de padre, y a la vez italiana, por parte de madre, y gracias a ella, llegaron a mis oídos, esas melodías de Doménico Modugno, Nicola Di Bari, Pepino Di Capri y Rita Pavone y Gigliola Cinquetti, entre otros. Escucharlas en tocadiscos de vinilo, por las tardes, o los domingos a la mañana, mientras mi abuela amasaba sus ñoquis, era una delicia. Reconozco aún hoy esas canciones, como mi verdadero "soundtrack" de la vida. Luego llegaron Richie e poveri, Umberto Tozzi y Rafaella Carrá haciendo estallar la música italiana en los ambientes más festivos, en la televisión, en los festivales internacionales y hasta en las discotecas.


Precisamente con esa ola de pop italiano y de Italo Disco de los 80's, comencé a forjar mi carrera como DJ, allá por 1985. Y como todo juego adolescente, tuve a un amigo como aliado, que se sumó a esa aventura, de hacer bailar y divertir a los amigos. No dudé mucho tiempo, en sentir dentro mío, que la música me acompañaría para siempre. Cada noche, me marcó a fuego, viendo las caras de alegría en el público que me iba conociendo, fiesta tras fiesta. Debo decir, que esa cultura del esfuerzo, muy arraigada en el inmigrante italiano que corre en mis venas, me sostuvo durante esas largas jornadas, de acarreo de equipos, para instalar y desinstalar, al finalizar el evento, y me hizo madurar y valorar el esfuerzo. A la vez, estudié y me gradué como arquitecto, siendo la música, mi única compañía, en esas largas noches de dibujo de planos, para preparar la entrega final.


Preferí dedicarme a los eventos sociales, como especialidad, porque consideré que cada noche, era un desafío distinto, por heterogeneidad de público, en cuanto a cultura, edades y costumbres, y por eso, me expandí en cuanto a la búsqueda de géneros musicales, que enriquecieran mis repertorios.


Hubo momentos y circunstancias, que dejaron huella en mi historia con la música. Casamiento de celebridades, festejos icónicos, encuentro con grandes personalidades, propuestas de trabajo para clientes socialmente reconocidos, y también decepciones, proyectos truncos, clientes desleales, abuso de mi buena fe, etc. Todo eso, hizo que me obstinara cada vez más, en continuar trabajando duro, para materializar mis sueños. Después de 35 años de carrera, aún sigo sintiendo ese cosquilleo, que me invade, previo a cualquier evento. Siempre trabajé dando el 100% de mi esfuerzo y de mi gente, pero noche a noche es "cara o cruz". En los trabajos en vivo, sin red, no hay término medio, y eso hace que se trabaje con altos niveles de adrenalina, que van descendiendo, a medida que todo está en marcha.


Un aspecto diferente de mi profesión, la descubrí hace aproximadamente 20 años, cuando me dediqué, como complemento, a atender los requerimientos en eventos empresariales. Los pedidos de técnica para estos servicios fueron creciendo con el tiempo y las exigencias también, por esto, fui adquiriendo equipamiento específico, y actualmente, la clientela corporativa, ocupa un espacio importante dentro de la demanda.


Trabajé y trabajo actualmente, como residente en distintos salones de eventos, junto a un grupo de jóvenes y maduros DJ, que son fieles a mi legado, pero sigo atendiendo de manera personal, esos eventos que tienen un significado especial, o conllevan un desafío distinto. Me encanta evolucionar junto a la tecnología, y brindar nuestro equipamiento tecnológico, en sonido e iluminación, para el montaje integral y la producción del evento. El equipo de trabajo, que tengo la suerte de comandar, tiene una gran iniciativa, y no ha dejado de capacitarse, aún en estos momentos de pandemia, que nos ha obligado a permanecer con nuestras consolas apagadas, pero con nuestra creatividad en "ON". En estos días, estamos potenciando nuestros lugares de residencia, con nuevos equipamientos y a la vez, ideando nuevos sistemas de comercialización de nuestros servicios, para volver al ruedo, en sintonía con las necesidades del mercado.



Como en aquellos días, de los discos de colores, siendo un niño, y sentado al lado del viejo Winco, hoy sigo sorprendiéndome al escuchar las melodías nuevas y no tanto, que invaden mi alma, pero desde alguna plataforma digital, o bien desde mis modernas consolas, y compartiendo junto a mi esposa, mi hijo y mi hija, quien parece, tener el gen de DJ más puro.


Mi proyección, de cara al futuro, es potenciar a mis dos empresas: Tato Manso Dee Jay Team y +técnica, para alcanzar nuestro mejor standard. La realidad marca, que llegó la hora de generar nuestros propios eventos, y hay que estar muy atentos a los cambios que se impondrán, así como también, a amoldarse a los formatos que resulten triunfantes, después de esta inusual cuestión sanitaria global.


TATO MANSO DJ

©2019 by Santandrea Arte&Publicidad