Cerca
  • VoceallaRadio

Dall'Argentina per voi: Ivan Noble.



Vamos a inaugurar un bloque, un segmento, que se llama “le recomiendo a un italiano”, y parte de la idea y con la premisa que el escuchante italiano que nos está sintonizando en algún lugar del mundo, pueda aprender y conocer algo, una parte de nuestra cultura. Algo que, para mí que se los voy a contar, vale la pena y es interesante que puedan descubrirlo.


Un músico que le canta al amor, algo que hace falta, porque por donde pasa el amor no hay y no existe la corrupción, o la idea del mal perverso o siniestro. El hombre que obra mal es porque no conoce la satisfacción del bien, y no pudo sentir verdaderamente en su carne y en su espíritu el fuego de esa chispa, como diría el negro Alejandro Dolina. Me parece un lindo concepto traer a este programa, un pedacito de vida y de historia, de gente que con canciones hermosas, con letras preciosas acompañadas de una buena dosis musical, le echaron sangre al fuego del amor.


Hay tipos como Spinetta que son genios de la invención, fundan una estética y crean un lenguaje, con todo su surrealismo, sus imágenes poéticas influenciadas por el bagaje de la literatura y la filosofía francesa, casi como un pintor que observaba al hombre, la naturaleza y los paisajes, y lo volcaba musicalmente con retazos descriptivos lingüísticos “Spinetteanos”, a la Spinetta. Y hay otros como Fito, Sabina o Iván Noble que son más autorreferenciales, autobiográficos. Se valen de su vida, con lo que están sintiendo o lo que les está pasando, agarran fuerte esas emociones, y componen canciones contando que están enamorados, que se pelearon, que conocieron una chica. Cuentan historias de amor, de desamor, desencuentros, enredos, líos y tormentas pasionales.


Por supuesto que esta diferenciación es a grandes rasgos, y todos hicieron de todo. Spinetta hizo la inolvidable Muchacha ojos de papel para su noviecita Cristina Bustamente, cuando tenía 15 años. Charly García que es un híbrido, que tiene temas de amor hermosos como Canción para mi muerte, Seminare, Quizás porque, y también es un cronista de época y un historicista argentino.


Iván Noble es un cantante confesional. Hay que decir que en Argentina está considerado como un cantorcito, un muchacho que tiene algunas buenas canciones, que no está mal lo que hace, y quiero poner justicia a esa noción, porque me parece que es un gran letrista, gran poeta, gran escritor de canciones, un compositor que sabe arañar, rasguñar el corazón de la gente. Y así es como a él le gusta definirse, dice que es un tipo que hace canciones, un cantautor como se conoce. Dice que no es un muy buen músico y que toca normalito la guitarra, que es un cantante discreto. Pero que lo que más ama, es el oficio de escribir, y que si fuera por él dejaría la música y se dedicaría a ser escritor y vivir en la montaña. Y algo de eso es cierto, porque siempre sube fotos a su twitter y a su Instagram leyendo algún libro al lado de la chimenea a leña que tiene en la casa, o en su jardín con mate, acompañado por alguna lectura.


Es hijo del legado de Bob Dylan, Sabina, Leonard Cohen, Leonardo Favio, todos tipos que él siempre cita y nombra. Vamos con algo que a mí me encanta, que son frases, pensamientos, testimonios, extractos de canciones y demás, del hombre nacido el 5 de marzo del 68 en Morón, Buenos Aires, de 52 años, y muy hincha de Boca.



“Pocas cosas son más desoladoras e irremediables, que las mujeres preciosas sin encanto”.

“Dónde te enseñaron a incendiar miradas, pesadilla dulce en mi sillón”.

“La única guerra es contra el olvido, y no vale la pena”.

“El amor es un bicho de manos dulces y patas cortas”.

“Las bellezas tan letales me agotan, no las prefiero, me hacen sentir kelper del mundo”.

“La paciencia es un bosque helado, a donde acampan los corazones rotos”.

“Vos sabés dónde quedó el mantel, de la mesa que nunca estuvo servida, porque se te piantaron los mozos… y te quedaste comiendo de parado las migas, de las sobras, de la vianda del olvido”.


A los 21 años forma con ex compañeros del colegio, la banda Caballeros de la Quema, de esas bandas de garaje, de grupos de amigos de pibes, que querían contar sobre el barrio, la sociedad, las aventuras con las chicas, tener fans y admiradoras y todo eso. Alcanzan el éxito en el 1998, cuando Iván Noble tenía 30 años, gracias al disco La paciencia de la araña, que incluía el famoso hit Avanti morocha, con esa frase de “No tires la toalla que hasta los más mancos la siguen remando”, “Avanti morocha que nadie está muerto, vamos a punguearle a esta vida amarreta un ramo de sueños”. Una canción que fue compuesta para una noviecita que lo estaba dejando, y después se

transformó en una especie de himno para Cristina Kirchner, la ex Presidenta y actual VicePresidenta, que la usó como símbolo identificatorio.


Iván Noble también dice, y se señala como un sapo de otro pozo, sostiene que es de estado civil francotirador, y que es un analfabeto e inexperto total en asuntos sentimentales. Dijo alguna vez también que a los músicos y cantantes en general, no hay que creerles mucho, porque son estafadores sentimentales, canallas. Y que lo que mejor sabe hacer es ser papá, que es el oficio que más le gusta, de su hijo Benito, que tuvo con Julieta Ortega, la hija del reconocido palito Ortega, fruto de su relación de 8 años de pareja, a la que le pusieron fin en 2009.


A su hijo Benito, le dedicó una canción llamada Bienvenito, en la que cuenta una serie de consejos o recomendaciones de vida, que le da a esta criatura que va a tener que vérselas con el mundo. Entonces le dice, así como papá rockero: “vas a ver qué rico el mar, los besos, los amigos, van a dolerte a veces las muelas, mujeres y olvidos”, “mirá bien a los dos lados antes de cruzar la vida, y no te mastiques el viejo cuento de la otra mejilla”, “hay que andar con pie de plomo dicen las bisabuelas, yo diría que vayas lento y parejo, pero que gastes tus suelas”, “yo que vos no me pierdo ni el fútbol, ni Beatles, ni el tango”, “sé compañero en el vino y caballero en las resacas”. En 2011, saca un CD que lo considera como “un disco de divorcio”, después de su extenso amorío con Julieta Ortega, con esta cosa tan propia que tienen los artistas, o muchos de ellos, que se separan y hacen un disco en el que derraman toda la sangre en canciones. Y como suele suceder, canalizan todo ese torbellino emocional en un material que tiende a ser buenísimo, vital, liberador, con canciones que la pegan. Como que el público espera cuando se da el fin del amor de un cantante, sabiendo que se viene algo poderoso. Con esa cuestión tan de la música, del arte o de los artistas, que los dolores, o los desencantos, o sin sabores, les dan un plus y el combustible para inspirarse. Iván Noble declaró que a él lo que más le gusta son las canciones crepusculares, de chico anti héroe, que el desamor le da más tela para cortar, o que encuentra otro espesor, otro clima narrativo, un peso literario más interesante. Parece que esto no es mentira, porque como decíamos, en 2011 lanza un CD muy lindo, titulado “La parte de los ángeles”, donde finalmente se ve que, además, logra cambiar y transformar la nostalgia en una idea bellísima. Nombre del álbum, que encierra una metáfora con una leyenda escocesa, que le contaron una noche cuando estaba en la barra de un bar tomando whisky. Según creían y contaban los escoceses, el whisky se guarda en enormes barricas de roble muchos años, de modo que cuanto más años pasan y más se añeja,en enormes barricas de roble muchos años, de modo que cuanto más años pasan y más se añeja, todo ocurre porque, en contacto con la madera, el alcohol se evapora. Los escoceses, en cambio, apuestan por la poesía y dicen que esa parte que desapareció la bebieron los ángeles. Me gusta pensar que a los amores que desfallecen, limados por el tiempo, les pasa algo parecido, dice Iván Noble.


Así que me parece que esta anécdota es una linda manera de cerrar una muy breve reseña de este cantor, autor también de un libro de poemas, y de un libro de relatos cortos personales, llevado a cabo en el marco de una gira, en el contexto de viajes, hoteles, shows. Si quieren tomar nota, “De tal palo” es el nombre del libro de poemas, y “Como el cangrejo” el de la bitácora emocional de gira. Iván Noble, desde el barrio de Morón en Buenos Aires hacia Italia, aquí en Voce alla radio, llevando un poco de cultura Argentina, hacia nuestros escuchantes italianos. Avanti, sempre avanti.



by Franco Lucca


©2019 by Santandrea Arte&Publicidad